Marketing digital: ¿Has probado una campaña en Linked In?

Es el pariente «nerd» de las redes sociales. El fome. Claro, Facebook es el entretenido. Encontramos a los amigos, las fotos de los asados, los que viajan a Disneylandia (porque nunca suben las fotos cuando van al litoral central no más…) y las últimas parrillas. Twitter, un poco más sofisticado, nos demanda más intelectualidad, frases para el bronce en 140 caracteres. Lo usamos para mostrar que sabemos de ciertas cosas y por cierto, linkear mucho artículo «de interés» y estar cacareando por cada cosa que sucede casi en tiempo real. El símbolo del pájaro piando todo lo que ve desde la rama de un árbol no podía ser más acertada. Y bueno, hay otras como Google Plus y Pinterest que aun están tratando de abrirse paso en los hábitos digitales de los usuarios.

Linked In es, como dijimos, el fome. Es de trabajo. Puf… ya con eso lo quiere decir todo. Pero vamos… de algo debemos vivir y tener un perfil bien visitado bien vale la pena darle un poco atención. Más formal o no, Linked In se ha ido consolidando como una red social muy activa y muy potente para conectar persona en el ámbito profesional. Y sí, profesional, porque si quieres ver el perfil de una ex novia de la universidad mejor no lo hagas porque ella será notificada por ello. No tiene esa gracia del sapeo que sí tiene Facebook.

Una gran plataforma para campañas digitales.

Pero no sólo se trata de buscar empleo o saber en qué anda tal o cual. Linked In nos ofrece una tremenda oportunidad para generar campañas digitales a través de avisos patrocinados. Aquí intentamos responder algunas dudas que puedes tener sobre hacer campañas en Linked In.

1. ¿Es cómo hacer una en Google Adwords? Bastante similar. Teniendo una cuenta asociada a un perfil persona con tarjeta de crédito registrada, puedes comenzar a diseñar tu aviso. No funciona a través de palabras claves o «keywords» y es más costosa que hacer una campaña en Google. ¿Por qué? Porque es más segmentada. Se supone que cada click es hecho por quién realmente vale la pena. Ahora te decimos por qué.

2. ¿Cómo segmento mi público objetivo? Las campañas de Linked In son recomendadas para cierto tipo de objetivo. Obviamente, cuando lo que buscas es llegar a mercados más diversos y masivos la opción sean Facebook o Google. Pero cuando buscas por ejemplo, vender un servicio profesional o productos orientados a industrias específicas (como la minería, por ejemplo) y dentro de ellas, llegar a tomadores de decisión en específico, Linked In es la campeona. Defines cuanto presupuesto asignas por día y la «puja» (ya hablaremos de eso), a qué país te diriges (en el caso de Chile no permite discriminar por regiones ni zonas… en eso, es menos fina), qué tipo de perfil quieres que vea tu anuncio, antigüedad en sus empresas y categoría de labor dentro de ella. Luego, segmentas a las compañías por el tamaño de compañía, (cantidad de personas que trabajan en ella) y por rubro (muy relevante, para no venderle maquinaria de suelos a un empresario de la educación). Como ves, es un misil teledirigido al escritorio de personas casi con nombre y apellido.

3. ¿Puedo saber cuántos clicks hubo en mi anuncio y derivar el tráfico hacia donde yo quiera? Sí, al igual que cualquier campaña digital. Tienes un panel de reporte donde te dice cuántas personas han hecho click en tu anuncio y cuanto has gastado hasta ese instante. Puedes detenerla cuando quieras o al contrario, darle más impulso si lo requieres, aumentando el presupuesto. Y por supuesto, al diseñar tu anuncio debes determinar una url hacia donde saltará el usuario cuando lo pinche. Ese destino, como ya hemos dicho antes, se llama «Landing Page» o página de aterrizaje (ver post sobre el tema) y debe estar bien pensada para optimizar la tasa de respuesta efectiva para ti… es decir, cuantos te compraron a fin de cuentas.

Ya lo sabes… intentar una campaña en Linked In es una muy buena idea si es que tus potenciales clientes están más vinculados al ámbito laboral o es ahí donde es más plausible encontrarlos. Fome será, pero efectivo. Y a veces, eso vale la pena.

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.