El poder del “¿Por qué?” cuando emprendemos.

Simon Sinek, un particular teórico del comportamiento humano, comienza su exposición en TED.com (celebrado sitio de internet donde se dan cita los conferencistas más notables del mundo), haciendo una pregunta nada de sencilla pero demasiado interesante. ¿Por qué algunos individuos son capaces de inspirar a millones de personas a pesar de no tener nada en especial? ¿Por qué Martin Luther King y no otro, fue capaz de liderar un movimiento que cambió a los Estados Unidos? ¿Por qué Apple es una compañía que consistentemente logra romper el mercado de la tecnología aun cuando existen centenares de empresas abocadas a lo mismo?

Son preguntas que nos hacemos todos en algún momento. Sufrimos intentando alinear grupos humanos en función de nuestros objetivos, luchamos por imponer nuestras ideas al interior de la organización en la que trabajamos y buscamos afanosamente la fórmula para que los demás crean en aquello que presentamos en algún meeting de empresa. Muchos recurrirán a libros de managment, otros derechamente ingresarán a un postítulo de liderazgo o simplemente, hablarán con su psicólogo.

Sin negar que las anteriores opciones son todas válidas, Sinek en su conferencia, nos da una visión tan simple y concreta que llega a doler el estómago. La respuesta viene de dibujar tres círculos concéntricos (the golden circle) en los cuales van tres preguntas: En el círculo de afuera escribe “¿Qué?”, en el del medio “¿Cómo?” y en el del interior “¿Por qué?”

La síntesis del planteamiento de Sinek radica en determinar que el normal de las personas piensan las cosas siempre desde afuera hacia adentro. Es decir, nos preguntamos qué tenemos que hacer, luego nos preguntamos cómo hacerlo y por último y ni siquiera tan a menudo, nos cuestionamos el por qué lo estamos haciendo. Los grandes líderes, en cambio, como Luther King, Nelson Mandela, Steve Jobs, etc, comienzan primero por un ¿Por qué? Justo al revés. Qué implica esto: ellos son movidos por una gran razón, una misión trascendental que va antes de cualquier otra circunstancia o cálculo.

Luther King quiso hacer que la justicia del reino de los cielos fuera también la que rigiera en la tierra. Mandela se propuso desde su profundo cautiverio hacer de Sudáfrica una nación unida sin distinción entre negros y blancos. Steve Jobs, (como lo dice el título de uno de los capítulos del libro “Inside Steve’s brain”), buscó “poner una marca en el universo” haciendo de la computación algo amigable para cualquier ser humano.

Para ellos, los “cómos” y los “qués” vendrán después. Se encontrará a la gente adecuada para sumar al proyecto, se enfocarán en las tareas que estimen correctas y se seguirá ese mantra original hasta conseguirlo. Pero claramente, resulta bastante más atractivo transmitirle a decenas de graduados de Stanford “hey, chicos, únanse a nosotros, porque en Apple vamos a cambiar el mundo” que simplemente plantear un “hey, chicos, hagamos unos computadores bien diseñados y con mucha onda…”

Buscar nuestros por qués antes de vender nuestro emprendimiento.

Además de invitar a mirar el video de esta conferencia en TED.com, invito también a plantearnos este sencillo modelo para mirar nuestro proceso de venta de idea o proyecto.
Cuando tengas ese modelo de negocio, esa idea descomunal entre ceja y ceja y deseas ponerla sobre una mesa para conseguir que la aprueben dentro de tu compañía o lo que sea, dibuja en un papel esos tres círculos y dirige tu mirada al centro. A responder ese “¿Por qué?”

Hacerlo no es trivial. Se trata de indagar en lo más profundo de ti, en aquello que te está moviendo. Buscar en tu ser emocional la verdadera razón por la que has trabajado semanas y meses dándole forma a este proyecto que pretendes poner sobre el escritorio de un ejecutivo.

Tal vez te darás cuenta, pensándolo bien, que en realidad ese proyecto corresponde al cómo y al qué de esos tres círculos. Podrás decir frente a un comité que tu proyecto es un “algo” capaz de resolver un problema a través de una metodología “tal”. Y si todo está desarrollado de forma inteligente, alguien de tu audiencia dirá “qué bien, por fin encontramos un “algo” que solucionara nuestro problema.

Sin embargo, cuando comenzamos con el por qué, lo que estamos haciendo es tener claro qué es lo que realmente, en el más íntimo rincón de nuestro ser, estamos persiguiendo. Nos daremos cuenta quizás, que cuando vamos detrás de algo transformador, capaz de provocar cambios en algún nivel, no importa cuan importante sea, vamos tras algo inspirador. Y también reconoceremos, por otro lado, que mientras más centrado en nosotros mismos sea esa transformación, menos inspirador será para el resto. Debemos buscar en los demás. En qué y cuanto cambiarles la vida a los otros, no a mi. Esas son las grandes causas, nos las que buscan el bienestar de quien las impulsa.

Inspirar. Verbo divino.

La reflexión es que nuestras ideas inspiran cuando van desde la emoción (la misión, la épica, el gran propósito) hacia lo racional (el método, la función y el efecto final). Nuevamente, como ya se ha expuesto en este mismo sitio, la capacidad de conectarnos y empatizar tiene que ver con la conexión emocional.

Un descubrimiento de Sinek, es que planteándonos el porqué estamos embarcados en lo que estamos, tiene un sentido profundo en nuestro ser. Y si lo tiene en el nuestro, por qué no lo podría tener en el de los demás. Si somos transparentes y hablamos con la verdad, ese sentido le llegará a nuestra audiencia. Por eso, hablamos de inspirar y no sólo comunicar. Es un verbo tremendo que si logramos conjugarlo,

Simon Sinek. Start with why.

Con una perspectiva poco convencional, este libro explica por qué algunas personas y organizaciones son más innovadoras, más rentable, consiguen mayor lealtad de sus clientes y empleados y además, lo más importante, son capaces de repetir su éxito una y otra vez.
Estos no son los “one hit wonders” (un término americano que se refiere a quienes logran un gran éxito pero no vuelven a conseguirlo).
Son aquellos que cambian el curso de las industrias e incluso de las sociedades. ¿Cómo lo consiguen? En este libro, Sinek se despacha esta simple pero potente tesis acerca de cómo partiendo de preguntas simples, se llega a resultados extraordinarios.

uedes bajar gratis el primer capítulo de su libro en este link: http://www.startwithwhy.com/What/TheBook.aspx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.