7 habilidades comunicativas: tu mejor personal branding

Successful Business or Idea as a Concept

Saber visualizar los proyectos es indispensable para su adecuado control y seguimiento. Los resultados dependen en gran medida de la monitorización de las tareas propuestas y de su grado de evolución. Por fortuna, herramientas visuales como el Diagrama de Gantt resultan bastante oportunas.

No obstante, cuando se trata de procesos individuales o en los que la imagen personal es el elemento más llamativo, lo más recomendable es acudir al personal branding, un recurso bastante común en nuestros días.

Este nuevo concepto, que surgió hace algunos años en los campos del marketing y la publicidad, remite a un nuevo enfoque de las estrategias comerciales cuyo objetivo es uno solo: entender al individuo como marca, es decir, proyectarlo de la misma manera que se hace con las marcas tradicionales que circulan en un mercado. A esto también se le conoce como marca personal.

Personal branding y habilidades comunicativas

El personal branding vale para muchas cosas. No sólo es una herramienta eficaz para dar mayor visibilidad a un proyecto o una idea de negocio. Es algo que está presente en todo lo que hacemos. Al fin y al cabo, siempre estamos proyectando nuestra imagen a dondequiera que vamos.

Por ello, más que una estrategia como tal, el personal branding exige un conjunto de habilidades comunicativas que hagan de nuestra imagen un elemento realmente atractivo para los destinatarios a los que nos dirigimos. ¿De qué habilidades estamos hablando? A continuación mencionamos las siete más destacadas:

  1. Singularidad

Tu propuesta debe ser lo suficientemente singular como para que se quede en la mente de tus destinatarios. Es decir, que tenga algo de lo que carezcan las propuestas restantes. De lo contrario, perderán interés en lo que les ofrezcas. La singularidad nace del estudio previo de tus fortalezas y de los objetivos que te hayas trazado en las etapas de concepción del proyecto.

  1. Conexión emocional

Cuando emitas tus mensajes, asegúrate de que llamen la atención. Ésta es la mejor forma para establecer un nexo duradero con tu público, más allá de los medios que uses para la difusión. Las sensaciones y las emociones marcan tendencias.

  1. Credibilidad

Otra de las habilidades comunicativas básicas para el éxito de tu marca personal es la credibilidad. Sé directo y muéstrate como eres. Esto es especialmente útil si usas medios digitales como las redes sociales o las múltiples plataformas digitales. En la era de Internet, donde las imágenes proliferan y las identidades se difuminan, los usuarios valoran positivamente las opciones fiables.

  1. Valor y relevancia

Haz que tu propuesta tenga relevancia en el contexto en el que la difundes. A veces no es una cuestión de imagen, sino más bien de cómo la presentas. En esto radica en gran parte el valor que los destinatarios le otorguen a tu oferta.

  1. Proyección

Tu imagen no puede ser flor de un día. Debes cultivarla, reforzarla y hacer que perdure entre tus destinatarios. Recuerda que para el marketing, en cualquiera de sus modalidades, es fundamental que una idea se sostenga en el tiempo, pues ello garantiza que se mantenga en el imaginario del público al que pretendes llegar.

  1. Claridad

Todo lo que comuniques, comunícalo bien y de forma clara. Recuerda que el mundo en el que vivimos va deprisa y a los usuarios de contenidos no les gusta perder el tiempo. Quieren mensajes directos, eficaces y atractivos.

  1. Visibilidad

Sea cual sea tu estrategia de personal branding y el campo en el que te desenvuelvas, una de las habilidades comunicativas que no puedes obviar es la visibilidad. Todo lo que hagas debe estar orientado a ganar presencia, y, por qué no, influencia entre aquellos que te siguen. Sin visibilidad no puede existir el personal branding.

¿Quieres conocer cómo influye la imagen personal y el factor humano en los proyectos? Descárgate este ebook gratuito y descúbrelo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.